miércoles, 1 de julio de 2020

Educar de Gabriel Celaya



Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca…
Hay que medir, pensar, equilibrar…
y poner todo en marcha.
Pero para eso,  
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada.
Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que, cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada.





Rafael Gabriel Juan Múgica Celaya Leceta, conocido como Gabriel Celaya, fue un poeta español de la generación literaria de posguerra. Uno de los más destacados representantes de la que se denominó «poesía comprometida». En 1947 fundó en San Sebastián, la colección de poesía «Norte». En 1986 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas.

18 comentarios:

  1. ¡Precioso! me encantan esas bellas palabras tan meditadas y fluidas.
    Un fuerte abrazo Chelo.

    ResponderEliminar
  2. Un poema magnífico, enorme. Qué poderío

    Un abrazo, y gracias por traerlo aquí.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso poema el de Celaya. Yo me pregunto: ¿Quién educa en la actualidad? ¿Las redes sociales? ¿La televisión?...

    ResponderEliminar
  4. El poema es bello, como todo lo que nace de este gran POETA, pero todavía me emociono cuando recuerdo otro de sus poemas, dedicado a Blas de Otero.
    Cuando acabe, me paso a releerlo.
    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  5. Preciosas las metáforas:el barco-niño y el motor-educación. Educar a ese niño para que navegue por el mar de la vida con equilibrio, valores humanos y grandeza interior. El poeta es consciente de que ese niño llevará dentro todo lo aprendido y los mismos maestros que le impulsaron. Un poema bien construido en forma y fondo, que nos llega al alma por su belleza, Chelo.
    Gracias por traer a Gabriel Celaya.
    Mi abrazo y feliz julio, amiga.

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía maravilloso gracias querida por mostrarme a otro poeta

    ResponderEliminar

  7. Buenos días: - Lectura pura, seducción. Sin duda el corazón es como un motor ... hay que cuidarlo bien.
    Realmente disfruté leyendo.
    .
    Abrazo poético

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué gran poema! Le tengo siempre como un referente. Muy acertada tu elección.
    Un abrazo, Chelo

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado esa comparación que pone en sus versos sobre educar, encuentro que es un poema precioso y además fue el año de mi nacimiento cunado fundó la colección de poesía Norte.Besicos

    ResponderEliminar
  10. Me emocioné al leerlo. Vinieron a mi mente la cara de alguno de mis alumnos que transcurrido el tiempo los he ido encotrando en esta vida, ya grandes me agradecieron lo aprendido.
    Besos Chelo

    ResponderEliminar
  11. Hola Chelo.. Grandes palabras..
    A solas soy alguien. En la calle nadie.
    Gabriel Celaya, el poeta comprometido..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  12. Siempre lo ha sido, pero hoy más que nunca es tiempo de compromiso social, Chelo. Gracias por recordarnos a Gabriel Celaya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Educar es tanto... raíces y alas. Y, sobre todo, ser solo el arco que deja que la flecha se vaya.

    ResponderEliminar
  14. Se nota que la poesía no es mi campo :S

    ResponderEliminar
  15. Precioso poema. Y muy dificil la tarea de educar.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Chelo.

    Educar... Conducir una barca, por mares encrespados...
    Ser un poco marino, pirata y poeta... Y mucha paciencia.

    Tú lo sabes. Como Celaya. Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso poema. Saludos a la distancia Chelo.

    ResponderEliminar
  18. disfruto enormemente leyendo las maravillas que escribes y te rodean

    ResponderEliminar

Gracias por pasar tu tiempo conmigo.