miércoles, 16 de octubre de 2019

El señor del cero



Nuestra amiga Ester del blog Autodidacta nos dejó el martes  pasado, una entrada en la que nos pedía la edad de Diofanto.

En esa época eran muy dados a plantear problemas cuyos enunciados eran situaciones cotidianas, con el fin de motivar a pensar y además conseguir que las matemáticas fuesen cercanas a los alumnos pero no les bastaba con eso, sino que los enunciaban en forma de poema para darles musicalidad, hacerlos más atractivos y facilitar la memorización.

Aquí os dejo uno de los que podéis encontrar en libro "El señor del Cero"



Un ladrón, un cesto de naranjas,
del mercado robó,
y por entre los huertos escapó;
al saltar una valla,
la mitad más media perdió;
perseguido por un perro,
la mitad menos media abandonó;
tropezó en una cuerda,
la mitad más media desparramó;
en su guarida, dos docenas guardó.
Vosotros, los que buscáis la sabiduría,
decidnos:
¿cuántas naranjas robó el ladrón?  


"El señor del Cero" lectura recomendada para los estudiantes de 2º E.S.O. 


Sinopsis : 


Siglo X. En la península ibérica el Califato de Córdoba irradia un gran esplendor cultural pero la convivencia entre los diferentes grupos sociales no es siempre posible. José, un joven mozárabe que posee una sorprendente capacidad para el cálculo, se ve obligado a abandonar su tierra ante el recelo que despierta su habilidad entre sus ignorantes vecinos.


En otro momento os contaré más cosas sobre este libro por no hacer demasiada larga la entrada. 


NOTA: 
Me avisa nuestra querida amiga Ester que ella hace tiempo publicó  El ladrón de naranjas  donde nos da la solución.

Os dejo el enlace por si la queréis leer allí.

Mi objetivo no era  incitaros a que buscaseis a la solución si no que vieras la "forma " de enunciar el problema y presentar el libro. 



lunes, 14 de octubre de 2019

Tras la huella





Últimamente están llegando al blog, seguidores  a los que no les puedo seguir la huella, corresponder con mi visita  pues no me dejan el enlace.

Desde aquí aprovecho para darles la bienvenida.

tú la evanescente
     

  Ikana Valdemoore


                                                                                        
  Chitón 


Douglas Melo 

Ángel García Riol





lunes, 7 de octubre de 2019

Oda a la tiza blanca

Miro mis dedos
y aun
veo tu huella
y sigues ahí
en tu rincón,
esperas paciente
las manos
que te acaricien
y dibujen:
una casa,
una muñeca
o hagan una división.
Y a tu lado 
las de colores.
La amarilla
presume
de ser sol, 
la roja de ser vena,
los azules 
se reparten
el mar y los ríos, 
las verdes 
compiten 
por ser 
la más jugosa de las lechugas. 
Y todas 
se enorgullecen
de no estar al alcance 
de cualquiera.

Tú, tiza blanca,
a veces por el suelo,
hace integrales,
calcula el rozamiento
de la piedra 
que cae 
por un plano inclinado,
escribe la fórmula
del ácido nitroso
o del sulfito de cinc.
Se siente Cervantes
al poner una tilde en su sitio
o Picasso
al dibujar una esfera.
Y la inunda el placer 
cuando 
el profesor de historia 
escribe 
nombres de reyes,
de batallas
y sus fechas.
Y se siente orgullosa
cuando la sueltan 
y mira la pizarra 
llena de teorías
que solo 
algún Newton 
perdido
entiende.                               
                                                          Chelo de la Torre
                                                          2019-09-26 


Nota :
Cuando al poco de jubilarme decidí seguir moviendo las neuronas y acudir a un taller de poesía, escribí una " oda a la tiza" que el profe rechazó por no ser ni oda, ni nada que se le pareciese.
Como una alumna disciplinada, eliminé todo lo que había escrito en espera de otra ocasión mejor.
Hace poco el profe nos propuso como ejercicio leer las " Odas de Neruda " e intentar hacer una nosotros y ese ha sido el resultado.

lunes, 23 de septiembre de 2019

Fotografía matemática : Espirales


Espirales en el jardín botánico de Inverewe


Y en el ángulo  inferior derecho una carnívora nos acecha.


Venus atrapamoscas 


¿Cómo estar en Inverness y no llegarse al jardín botánico de Inverewe considerado un tesoro nacional?







Nota : Una imagen pertenece a la fotografía matemática si su contenido tiene que ver con las matemáticas en alguna de sus manifestaciones (figuras geométricas, mosaicos, simetrías, cálculo numérico, estadística y azar, etc.)

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Castillo de Dunrobin

Vista desde de los jardines 
Después de cinco años sin salir de España nos hemos atrevido a volver a hacerlo, esta vez a Escocia. Nuestro destino era las Islas Orcadas pero a la ida y a la vuelta se aprovecha el tiempo y se van viendo otros rincones, sobre todo castillos.

Las fotos no son demasiado buenas por la bruma permanente y  porque no soy buena fotógrafa.

El  primero que visitamos fue el castillo de Dunrobin, es el de mayor tamaño del norte de la Tierras Altas, es una casa  señorial escocesa ubicada en Sutherlend, en la Región de la Tierras Altas


Ruta a seguir saliendo de Edimburgo 

Puente que atraviesa el Fiordo de Forth
Hecha desde el autobús. 

Hicimos varias paradas, entre ellas una en Inverness para comer y  estirar las piernas y a la vuelta paramos a pasearlo.


Pasado Inverness se pueden ver las plataformas de petroleo en el Mar del Norte principal riqueza de esta región. 
Hecha desde el autobús 

Llegamos al castillo 

Castillo de Dunrobin 

Aunque el castillo data de la Edad Media, la mayor parte del edificio actual fue construido en el s.XIX por Sir Charles Barry, arquitecto autor de la ampliación en 1845 del Palacio de Westminster en Londres. 

El edificio fue proyectado en estilo renacentista francés con detalles propios de la arquitectura señorial escocesa. Del edificio medieval quedan restos visibles en el patio interior .

Como en todos los castillos que se precien hay salas y salas donde se puede apreciar  el paso del tiempo y, la verdad, es que no me gustan demasiado.

Os dejo un par de rincones 


Un rincón de la sala de juego de los niños 

Desde una ventana

Pero este castillo por lo que más destaca es por sus jardines que es donde de verdad se puede apreciar  la  influencia  renacentista francesa.  Se terminaron en 1850. Barry se inspiró en las formas de los parterres de los jardines franceses clásicos del Parque de Versalles.



Y al fondo el mar 




El estanque 

Con sus nenúfares 





Otra vista del castillo 
Al final del paseo el tiempo nos dio una tregua y pudimos quitarnos los chubasqueros.