jueves, 6 de enero de 2011

Reflexiones

Autor : Juan Antonio López

El año que acaba ha sido especial para mi familia y para mí. Al empezar 2010 tenía que tomar una decisión muy importante: ¿de verdad quería prejubilarme? Mi marido lo hacía en abril, pero y yo… ¿quería hacerlo? Me gustaba mi trabajo (era profesora), mis compañeros eran mis amigos, tenía fuerza e ilusión suficientes para seguir unos años más… ¿entonces? Difícil decisión.
Con satisfacción por la misión cumplida y con cierto miedo al futuro, al acabar el curso me prejubilé. Y los últimos días fueron inolvidables: uno, dos y hasta tres homenajes distintos nos hicieron los compañeros a los profesores que nos despedíamos, a cual más entrañable. En ese momento me convertí en blogger y abrí Pasatiempo con el objetivo de que fuese para mí lo que su nombre indica.
Un poco después vendría una gran noticia: nuestro hijo aprobaba las Oposiciones de Profesores de Secundaria. ¡Uf! Qué alegría y qué descanso, sobre todo, para él que se había presentado más veces.
Por esos días descubrí al grupo Blogueros Mayores, donde he encontrado a unas personas maravillosas.
Y como todos los años, nos fuimos unos días a Águilas (Murcia), pero esta vez había alguna diferencia: no teníamos que volver el día 1 de septiembre a los exámenes ¡Estábamos prejubilados! Y ahí fue cuando me empecé a dar cuenta de lo que eso significaba.
Más tarde vendría el viaje a Argentina en noviembre y el poder descansar tranquilamente a la vuelta del cansancio acumulado en el viaje. Y así día a día, han pasado seis meses desde que tomé la decisión, de la que no me arrepiento.
También ha habido momentos difíciles a lo largo del año, entre ellos la decisión de nuestra hija de darle un rumbo nuevo a su vida o la muerte de un cuñado con sólo cuarenta y cinco años, pero prefiero olvidarlos.
2010 se ha ido y llegó 2011. ¿Qué nos traerá? Me conformaría con ver que durante el próximo año nuestros hijos son felices, nosotros seguimos bien de salud y no aumentan las sillas vacias el día de nochevieja.
Feliz año a todos.






12 comentarios:

  1. Buen resumen y tranquilo comienzo de año. Que sigas con tranquilidad la ruta elegida. Beso

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Teresa. Espero poder seguir diciendo que la elección ha sido la adecuada

    ResponderEliminar
  3. Triste realidad la de muchos prejubilados que se ven jóvenes y con una mano sobre otra sin saber a qué dedicar su tiempo.
    Veo que tú has sabido encauzar el tuyo volcándote en este estupendo blog.
    Un beso Chelo.

    ResponderEliminar
  4. Hermosos y sensatos deseos Chelo. La prejubilación pienso que ha sido un acierto. Sois jóvenes y tenéis un tiempo precioso para disfrutar juntos. felicidades a tu hijo y que deseando que el 2011 no sea peor que el anterior.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Te felicito, Chelo. Te felicito por haber alcanzado la prejubilación, por este tiempo de placidez, de otras ocupaciones, por tus viajes, por tu familia... y sobre todo, por ser una destacada bloguer y por estar en mi vecindad y a mi alcance.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por estar ahi, por hacerme compañía, por dejarme aprender de vosotros y sobre todo por ser como sois. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu visita a mi blog.
    Hay decisiones que cuestan mucho tomar, pero es invalorable la buena sensación que nos dejan cuando vemos que la decisión fue correcta.
    Siento lo de tu cuñado. Sé lo que es tener sillas vacías, así que espero que les veas llenas durante mucho tiempo.
    Pasaré seguido a visitarte.
    Saludos desde Lima.

    ResponderEliminar
  8. Feliz Año 2011!Con el paso del tiempo, las sillas de Nochevieja no se vacian, lo que ocurre es que las personas se renuevan, unos se van y otros vienen a traernos ilusión, a hacernos sentir como niños otra vez, esperar el día 24 la representación del cuento, comernos todas las uvas el día 12 para tener un buen año y la noche más mágica, el 5 de enero, limpiar los zapatos, dejarles agua y turron a los reyes Magos y esperar que Melchor, Gaspar y Baltasar pasen por nuestra casa, que algo dejarán, y hasta el próximo 5 de enero.
    Saludos
    Ana

    ResponderEliminar
  9. Gracias Gabriela por tu visita y por dejar constancia de ella. Serás siempre bienvenida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias Ana por dejar comentario, hacía mucho timepo que no lo hacías ¿Te había dicho alguna vez que eres un cielo? Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  11. A mi también me costó tomar la decisión. Rechacé la prejubilación la primera vez que me la ofrecieron y la segunda acepté por si no había tercera. Tarde un más de un año en darme cuenta (me parecía que estaba de vacaciones). Nunca me he arrepentido. Han sido 8 años muy buenos. Ya me he desprendido del "pre" y sigo encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Felipe, esperemos que pueda decir lo mismo cuando pase ese tiempo.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar tu tiempo conmigo.